Dios Habita en la Alabanza de Su Pueblo (Vaca 9)

julio 31, 2008 - 38 comentarios

Esta es una vaca sagrada que está bien metida en la iglesia, así que de entrada les digo que Dios ya no habita en la alabanza de Su pueblo.

Mucha gente aún vive en el Antiguo Pacto y no se da cuenta de que vivimos en un Nuevo Pacto que está basado en mejores promesas (Hebreos 8:6).

Los hermanos han malentendido el Salmo 22:3 donde dice: “Pero tú eres santo,  Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.”

Más confusión han traído hermosísimas canciones como: “Tu habitas la alabanza de Tu pueblo. . . .”

¡No, Dios ya no habita entre las alabanzas de Su pueblo! ¡Dios habita en Su pueblo!

En 2 Corintios 6:16 dice: “¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?  Porque vosotros sois el templo del Dios viviente,  como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos,  y seré su Dios,  y ellos serán mi pueblo.”

Dice aquí: Habitaré y y andaré entre ellos, Dios vive ahora en Su pueblo.

Así que pateémos esta vaca y aprendamos a vivir en la realidad de que Dios vive en nosotros.

Yo no creo en la Oración (Vaca 8)

octubre 15, 2007 - 4 comentarios

Hace  tiempo escuche a mi pastor citar esta frase que dio la Pastora Nancy Dufresne en la iglesia que pastores.

Yo tampoco creo en la oración.

¿Queeeeeeee?

Es verdad, yo no creo en la oración yo creo en el Dios que responde la oración.

La oración es solo un medio por el cual nos acercamos a Dios para pedirle que responda a nuestras peticiones.

En el Tibet los monjes dan vueltas alrededor de una fuente de agua 24 horas al día orando pero ninguna de esas oraciones son respondidas.

No es el simple hecho de orar lo que trae la respuesta a nuestras peticiones, es a quien oramos lo que hace la diferencia.

En 1 Juan 5:14-15 dice: “Y esta es la confianza que tenemos en Él (Dios) que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye; y si sabemos que Él nos oye en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” 

En Filipenses 4:6 Pablo dice que le presentemos a Dios nuestras peticiones en toda oración y ruego.”

En Juan 16:23 Jesús dijo que debemos orar al Padre en Su nombre.

No es la oración en si misma lo que nos trae la respuesta, es a quien le oramos.

Vaca 7: “Señor, Dame Fe”

agosto 30, 2007 - 5 comentarios

Escucho en muchas iglesias que cantan; “Dame fe, Señor, dame fe”; que ¿no tienen fe?

¿No saben que la Biblia dice que Dios repartió la medida de fe sobre los creyentes (Romanos 12:3)?

Si no tienen fe una de dos, o no han nacido de nuevo o es que Dios se equivocó.

Así que si no tienes fe, yo te invito a que en este momento vengas y recibas a Jesús en tu corazón.

Pero que, ¿ya lo recibiste?

Eso es otro cantar, tu ya tienes fe ahora debes empezar a desarrollarla.

Vaca 6: La voluntad de Dios es que esté enfermo

marzo 8, 2007 - 9 comentarios

Algunas personas dicen: “La voluntad de Dios es que yo este enfermo.”   

Si esto es cierto, ¿por qué van a los hospitales?, ¿para que asisten donde los doctores?, ¿por qué toman medicinas? Si su afirmación es correcta, ellos están yendo en contra de la voluntad al tratar de curarse por medios físicos. Están pecando al tratar de huir de la voluntad de Dios. Lo mejor para sus vidas seria que dejases de rebelarse contra Dios y acepten con gozo su dolor y enfermedad.           

Esas palabras no pueden ser respaldadas con la Biblia. No hay ningún verso en la Biblia que diga que sea la voluntad de Dios enfermar a alguien.           

La gente pierde su oportunidad de recibir su sanidad y las cosas que Dios preparó para ellos por no conocer la naturaleza de Dios.           

La Biblia dice muchas veces que Dios es bueno.           

En el capitulo 5 de Segunda de Crónicas se ve el traslado del arca al templo recién construido por Salmón; en el verso 13 dice: “cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Dios diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre. . .”           

La gente de Israel conocía a Dios y lo alababan diciendo: “Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre.”           

El Salmo 136:1 dice: “Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.”           

Esta verdad se ve constantemente en el libro de Salmos.         

Cuando el joven rico se acercó a Jesús en Marcos 10:17-18 le preguntó: “¿Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino solo uno, Dios.” Jesús le dijo al joven rico que Dios es bueno.           

Dios es un buen Dios. Un buen Dios hace cosas buenas, el momento que hace algo malo deja de ser bueno y se convierte en malo.           

En Santiago 1:17 dice: “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.”           

Al final de Mateo 7:11 dice: “¿Cuánto mas vuestro padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que se lo pidan?”           

En estos pasajes vemos que Dios da buenas cosas, “toda buena dádiva y todo don perfecto.”           

¿La enfermedad es algo bueno? ¿El dolor y el sufrimiento son algo bueno? ¿La miseria es algo bueno?           

Si tu respuesta a esas preguntas es ¡no! No le eches la culpa a Dios de producirlas.           

Dios es bueno, y Él quiere hacer algo bueno por ti hoy.

Vaca 5 “No quiero Ninguno de los Bienes de Este Mundo”

febrero 17, 2007 - Una respuesta

He encontrado en la iglesia que mucha gente dice “muy humildemente”: “No quiero ninguno de los bienes de este mundo”, y lo usan como excusa para vivir en pobreza.

Pero la Biblia tiene algo que decir al respecto.

Veamos esta vaca que es una colaboración de mi amigo Maranata 315 del foro http://www.foroekklesia.com, del cual yo participo como El Ciberpastor.

El post se encuentra en  http://www.foroekklesia.com/showthread.php?s=&threadid=36425&perpage=10&highlight=&pagenumber=2

Lo he editado un poquito para adecuarlo al blog

Vaca 5 “No quiero Ninguno de los bienes de este mundo” 

DIOS les bendiga,

Estoy de acuerdo que Jesus no hera pobre, pues tambien es decendiente de la casa de David. Y David fue rey de los Judios!

Pero lo que hace mucho hincapie Jesus es en lo siguiente;

Mateo 6
19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;
20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.
21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

Este versiculo muchos lo interpretan de que no debemos de buscar tener una buena vida con comodidades, pues asumen que Jesus hera pobre.

Mas sin embargo Jesus no indica eso, sino que indica que no pongamos nuestros corazones SOLO en las riquezas terrenales! Tenemos que ver que quien suple es DIOS y EL es el que nos bendice tengamos o no tengamos dinero! Pero el poner nuestro corazon en el dinero es quitarle el lugar a DIOS!

Despues nos dice en el mismo capitulo;

24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

No nos indica que no debamos de tener riquezas, sino que no le pongamos mas importancia a estas y abandonemos a DIOS! Pues vemos que paso con Job que teniendo mucho se le quito. Pero este se mantuvo en su fe en DIOS y se le restablecio con lo que tenia y mas!

Despues seguimos con el mismo capitulo que nos indica;

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?
28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;
29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria(G) se vistió así como uno de ellos.
30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?
31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?
32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Esta parte de Mateo es increible pues tiene muchas perlas de informacion!

En primero nos indica que DIOS conoce nuestras necesidades y como PADRE celestial proveerá esas necesidades! Nos pone ejemplos de las aves y de las flores, de sus necesidades y de su vestido! Y DIOS sabe que nosotros necesitamos de esas necesidades basicas.

Pero nos indica que no nos afanemos (preocupemos) tanto por las cosas que los no conversos se preocupan y tratan de toda manera de adquirir! Estos al encontrar esas riquezas ya recibieron su recompenza, pero su alma ha sido perdida! Mas a nosotros nos indica que no nos afanemos en eso y que busquemos primero agradarle a EL y obedecerle ” 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Y nos da una promesa increible, que todas esas cosas se nos dará por anadidura!

Y a cada quien se le dará segun su necesidad y fe! Pues EL sabe lo que necesitamos y como PADRE celestial proveera a sus hijos obedientes!

Pero no hay que confundir esto con charlatanes que quieren envaucarnos por nuestra fe y hacerse ricos a causa de nuestra fe!

Gracias Maranata por tu colaboración con nuestro blog

Cows Kicker

Vaca 4 “El dinero es malo”

febrero 14, 2007 - 5 comentarios

Paseándome por los foros veo que una de las ideas extendidas en la iglesia es que el dinero es malo, y acusan de materialistas y cosas peores a los que hablan del dinero; la pregunta es ¿que dice la Biblia?

1 Timoteo 6:9-10

9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;

10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Aquí Pablo dice que lo que es malo es EL AMOR AL DINERO; es una gran diferencia.

Veamos otras versiones del verso 10 para entender mejor:

(BL95) Debes saber que la raíz de todos los males es el amor al dinero. Algunos, arrastrados por él, se extraviaron lejos de la fe y se han torturado a sí mismos con un sinnúmero de tormentos.

(BLS) Porque todos los males comienzan cuando sólo se piensa en el dinero. Por el deseo de amontonarlo, muchos se olvidaron de obedecer a Dios, y acabaron por tener muchos problemas y sufrimientos.

(CST-IBS) porque el amor al dinero es la raíz de todos los males. Hay quienes se apartaron de la fe movidos por la codicia, y al fin se vieron traspasados por dolores inagotables.

(EUNSA) Pues la raíz de todos los males es la avaricia, y al dejarse arrastrar por ella algunos se apartaron de la fe y se atormentaron con muchos y agudos dolores.

(JER) Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero, y algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe y se atormentaron con muchos dolores.

(PDT) El amor por el dinero causa toda clase de males. Por querer tener más y más dinero, algunos se han desviado de la fe y se han causado gran sufrimiento.

El amor al dinero es llamado codicia, avaricia, afan de enriquecerse, querer tener más y más.

Un ejemplo clásico nos lo da Walt Disney con su personaje Tio Rico ó Rico Mc Pato; al verlo podemos ver una persona que codicia el dinero y que el dinero es lo primero en su vida.

El dinero no es malo, el dinero no tiene moral, es amoral, nosotros le damos la moralidad con el uso que le damos y el lugar que le damos en nuestro corazón.

Démosle un buen uso al dinero y no dejemos que sea lo primero en nuestra vida.

Dios siempre debe ser el primero.

Vaca 3: Jesús fue pobre

febrero 13, 2007 - 32 comentarios

Esta vaca si que provoca darle una buena patadita.

Durante años la gente a pensado que Jesús fue pobre debido a ideas religiosas preconcebidas, en este estudio vamos a desenmascarar esa idea.

2 Corintios 8:9
9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Jesús pagó el precio en la cruz para que seamos esa clase de persona.

Filipenses 2:5-7
5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,
6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,
7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres.

Jesús no era pobre, el se hizo pobre para poder hacernos personas prósperas.

La pregunta es cuando se hizo pobre.

Isaías 53:4-6,10
4 No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria.
5 Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.
6 Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, y como a la esposa de la juventud que es repudiada, dijo el Dios tuyo.
10 Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti.

En este gran capítulo de la redención vemos como se conectan la salvación, la sanidad, y la prosperidad con la obra del calvario.

En el verso 5 dice que el castigo de nuestra paz fue sobre él. La palabra “paz” en este verso es “shalom” que significa: seguridad, bien, felicidad, bienestar, salud, prosperidad y descanso.

Entonces en la cruz cuando el estaba llevando el castigo de nuestra paz, es estaba pagando el precio para que podamos ser prosperados.

Gálatas 3:13-14
13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),
14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

En la cruz fue cuando Jesús se hizo maldición por nosotros para que no tuviésemos que llevarla nosotros; fue en ese momento que el se hizo pobre para que nosotros pudiésemos ser enriquecidos.Por ese motivo cuando estudiamos la Biblia de manera apropiada y si lentes religiosos podemos ver a Jesús tal como vivió su vida terrenal.

Mateo 2:11
11 Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

Desde el mismo principio de su vida, Jesús fue una persona próspera. Aquí vemos como los reyes del oriente le trajeron presentes valiosos; recuerden que los regalos fueron sacados de sus bolsas de tesoros. El oro, el incienso y la mirra eran objetos muy valiosos en su época, y eso fue lo que Jesús recibió. En realidad, Dios estaba supliendo el dinero que iban a necesitar durante su huida a Egipto, debido a la persecución de herodes.

Lucas 8:1-3
1 Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él,
2 y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios,
3 Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.

En este verso vemos que Jesús tenía muchos socios en su ministerio que suplían para sus necesidades; aquí vemos que Lucas nombra a algunas de ellas; y dice que había muchas más; que aportaban de sus bienes.

Aquí la palabra que se usa es polis, que significa una gran cantidad numérica: “no pocas”. Así que Jesús tenía grandes cantidades de mujeres que lo apoyaban económicamente en su ministerio.

Lucas 9:51-58
51 Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén.
52 Y envió mensajeros delante de él, los cuales fueron y entraron en una aldea de los samaritanos para hacerle preparativos.
53 Mas no le recibieron, porque su aspecto era como de ir a Jerusalén.
54 Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma?
55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois;
56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.
57 Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas.
58 Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.

¿Jesús no tenía casa donde vivir?

Leyendo este pasaje en contexto podemos ver lo que Jesús realmente dijo: “En este momento de mi vida, estoy en movimiento, estoy siguiendo mi camino para cumplir mi misión. No me estoy estableciendo aquí en la tierra, sino estoy en camino para ir al cielo.”

Hay varios versos que demuestran que Jesús tuvo una casa.

Mateo 4:12-13
12 Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a Galilea;
13 y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí.

En este pasaje vemos que cuando dejó Nazaret se fue a vivir a Capernaum.

La palabra habitar que se usa en este verso es katoikeo que significa literalmente establecerse en una habitación; o fijarse un lugar para habitar.

Mateo 9:1
1 Entonces, entrando Jesús en la barca, pasó al otro lado y vino a su ciudad.

En este verso dice que Jesús vino a su ciudad; sabemos que nuestra ciudad es la ciudad en la cual vivimos.

Marcos 2:1
1 Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa.

La gente escuchó que Jesús estaba en su casa en Capernaum.

Juan 1:35-40
35 El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos.
36 Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.
37 Le oyeron hablar los dos discípulos, y siguieron a Jesús.
38 Y volviéndose Jesús, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que traducido es, Maestro), ¿dónde moras?
39 Les dijo: Venid y ved. Fueron, y vieron donde moraba, y se quedaron con él aquel día; porque era como la hora décima.
40 Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús.

Aquí se puede ver mas claramente; Jesús llevó a los dos discípulos de Juan a su casa.

Podemos concluir que Jesús tenía una casa en Capernaum.

Mateo 17:24-27
24 Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?
25 El dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños?
26 Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos.
27 Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti.

Aquí hay otra prueba de que Jesús no fue pobre; cuando era necesario, Jesús utilizaba su poder sobrenatural para satisfacer sus necesidades y las de otros.

Jesús se encontraba en una necesidad, debía pagar el impuesto de la ciudad, aparentemente en ese momento no se encontraba cerca su tesorero, así que lo único que hizo fue mandar a Pedro a pescar, y el primer pez que pesque iba a tener en su interior la moneda con la que Jesús iba a pagar su impuesto y el de Pedro.

Pero no solo eso pasó, sino que con el pez que pescó Jesús y Pedro pudieron cenar.

Mateo 14:13-21
13 Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades.
14 Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.
15 Cuando anochecía, se acercaron a él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer.
16 Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer.
17 Y ellos dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces.
18 El les dijo: Traédmelos acá.
19 Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud.
20 Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas.
21 Y los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.

Mateo 15: 32-38
32 Y Jesús, llamando a sus discípulos, dijo: Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer; y enviarlos en ayunas no quiero, no sea que desmayen en el camino.
33 Entonces sus discípulos le dijeron: ¿De dónde tenemos nosotros tantos panes en el desierto, para saciar a una multitud tan grande?
34 Jesús les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Y ellos dijeron: Siete, y unos pocos pececillos.
35 Y mandó a la multitud que se recostase en tierra.
36 Y tomando los siete panes y los peces, dio gracias, los partió y dio a sus discípulos, y los discípulos a la multitud.
37 Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, siete canastas llenas.
38 Y eran los que habían comido, cuatro mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.

En Mateo 14 Jesús alimento cinco mil hombres con 5 panes y 2 pescados; en Mateo 15 a cuatro mil hombres con 7 panes y unos cuantos pescados.

Notemos que además de alimentar a la gente hasta dejarlos saciados, sobró una gran cantidad de pan, la cual ellos recogieron y recolectaron.

En su ministerio terrenal, Jesús demostró una y otra vez que los recursos necesarios estaban a su disposición.

Juan 13: 27-29
27 Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo más pronto.
28 Pero ninguno de los que estaban a la mesa entendió por qué le dijo esto.
29 Porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta; o que diese algo a los pobres.

Cuando Judas traicionó a Jesús los discípulos pensaban que estaba yendo a comprar cosas que faltaban para la fiesta o para dar limosnas a los pobres.

Para cualquiera de estas dos cosas se necesitaba dinero; y los discípulos no lo tomaron como algo fuera de lo común, pues era algo que posiblemente hacia continuamente, y tenía el dinero para hacerlo.

Juan 12: 6
6 Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella.

Otra cosa que podemos ver es que Jesús tenía un tesorero que a menudo tomaba del dinero que había en la bolsa.

Si hubiera habido poco dinero, los discípulos se hubieran dado cuenta que faltaba con solo verla; pero evidentemente había una gran cantidad pues los discípulos no se daban cuenta del robo de Judas.

Juan 12: 8
8Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mí no siempre me tendréis.

Veamos las palabras de Jesús: “A los pobres siempre los tendréis, pero a mi no.”

Jesús hizo una diferencia entre los pobres y él. Notemos que no dijo “siempre tendréis a los pobres como yo.”
Jesús estaba diciendo en realidad: “Yo no soy pobre, yo soy rico.”

Veamos el contexto de estos pasajes para probar que Jesús no era pobre.

Juan 12:1-8
1 Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.
2 Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él.
3 Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.
4 Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar:
5 ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?
6 Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella.
7 Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto.
8 Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mí no siempre me tendréis.

Aquí hay otra prueba que Jesús no era pobre; el dejó que se derramase sobre el un perfume que valía el salario de un año. Aquí en el Perú de hoy sería 10,800 soles (unos 3000 dolares).

Ante tal cantidad de dinero un persona pobre posiblemente se hubiera molestado, ya que podría usarla para otra cosa; pero Jesús ni se inmuto, sencillamente dijo que se había hecho una buena obra en él.

Además cuando Judas se quejó, Jesús lo calló y le dijo lo que vimos antes: “A los pobres siempre los tendréis pero a mi no.”

Lucas 22:35
5 Y a ellos dijo: Cuando os envié sin bolsa, sin alforja, y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: Nada.

Los discípulos de Jesús testificaron que cuando fueron enviados no les faltó nada. Es decir cuando fueron enviados con una misión todas sus necesidades fueron suplidas. Es decir, Jesús suplió sobrenaturalmente las cosas que necesitaron sus discípulos.

Finalmente veremos que aun en su muerte el dio muestras de ser una persona próspera.

Juan 19: 23-24
23 Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo.
24 Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados.

Aún la ropa que Jesús usaba era tan fina que los soldados romanos echaron suertes por ellas. Ellos que estaban acostumbrados a lo mejor, se dieron cuenta que la ropa de Jesús era valiosa.

Fue en ese momento en la cruz en que el se hizo pobre, ya que fue despojado aún de su ropa, que era el único bien material que le quedaba.

Jesús fue rico durante su vida pero al final de ella se hizo pobre para que nosotros fuésemos hechos ricos.

Vaca 2: El Aguijón de Pablo era una Enfermedad

febrero 9, 2007 - 170 comentarios

Esta vaca si que es bien pesada; durante siglos los creyentes han sido engañados y estafados con esta mentira; es una de la tradiciones más nocivas que han entrado en la iglesia.

Principalmente porque ha enseñado a la gente a conformarse con la enfermedad sin tomar en cuenta que por las llagas de Jesús hemos sido sanados.

Pateemos pues esta vaca.

2 Corintios 12:7-10
7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;
8 respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.
9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

El pensamiento que Pablo tenía una enfermedad que dios no quiso sanar es ampliamente sostenido. Esta enseñanza ha guiado a que muchos crean que debe ser la voluntad de Dios que muchos de sus santos estén enfermos. Esto ha mantenido a muchos atados cuando deberían estar libres.

Una creencia común es que Pablo sufría una dolencia en los ojos que lo tenía casi ciego. La Biblia declara que el Señor Jesús se le apareció en visión a Ananías y lo envió a imponerle manos a Saulo para que reciba la vista (Hechos 9:12-17). El siguiente verso dice que Dios lo sanó. El concluir que Pablo tenía un problema en los ojos debido a su breve ceguera sería rebajar la obra de Dios.

Cuando Pablo, camino a Roma, estuvo en la isla de Malta, le predicó a la gente y les hablo de la obra redentora de Dios. Si sus ojos hubieran estado llenos de pus, como dicen algunos, ¿hubieran creído estas personas en Dios por su sanidad? Mas la Biblia dice que Pablo impuso sus manos sobre ellos y fueron sanados.

Es verdad que Dios permitió que Pablo tuviese ese “aguijón de la carne,” pero no fue obra de Dios. La Biblia dice que “fue permitido un mensajero de Satanás para abofetearle.” La Biblia no dice que este aguijón de la carne fuese una enfermedad.

Note como se usa esta expresión “aguijón de la carne” en otros lugares de la Biblia. Antes que los hijos de Israel fuesen a la tierra de Canaán, Dios les dijo que destruyesen a los habitantes de esa nación, los cananitas, porque si no lo hacían, les darían problemas a los hijos de Israel, serían un aguijón en su costado.

No se habla de enfermedad (Números 33:55).

El aguijón de Pablo tampoco fue una enfermedad; fue un mensajero de Satanás enviado para abofetearlo.

En cada lugar donde iba Pablo, el diablo levantaba persecución contra Pablo.

Pablo escribió las muchas veces que fue apedreado, azotado y dejado por muerto. Escribió las veces que fue puesto en la cárcel y aún cuando luchó con leones. A pesar de ello, en todos sus escritos acerca de persecuciones y tribulaciones nunca incluye enfermedades. En ningún lugar de la Biblia encontramos que en algún momento de su ministerio Pablo estuviese incapacitado por enfermedad.

¿Por qué permitió Dios que este aguijón en la carne abofetee a Pablo? La Biblia dice que fue para que Pablo no desarrolle una tendencia al orgullo debido a las visiones y revelaciones que había tenido.

Por eso, antes que alguien declare que tiene un aguijón en la carne, sería bueno preguntarle cuantas visiones y revelaciones ha tenido. Muchos de los que piensan que tienen un aguijón en la carne no han tenido ningún tipo de revelación o visión. En su ignorancia y duda lo único que hacen es permitirle a Satanás que los derrote y los mantenga lejos de las bendiciones de Dios.

Sin embargo, hay algunos que tienen un aguijón en la carne en algunas de las formas que tuvo Pablo, porque el diablo esta siempre para levantarle problemas y obstaculizar la obra que están haciendo para Dios. Pero noten que Dios dijo: “Bástate mi gracia.” La gracia de Dios nos da poder para levantarnos por encima de las bofetadas de Satanás.

Vaca 1 “Estoy Sufriendo para la Gloria de Dios”

febrero 7, 2007 - 3 comentarios

Los que apoyan esta creencia usan, por lo general, el capítulo noveno de Juan, donde Jesús pasó y vio un ciego.

Sus discípulos le preguntaron si había pecado él o sus padres, causándole la ceguera. Jesús le dijo: “No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.”

Algunos concluyen con este verso que el hombre nació ciego para que Dios obtenga la gloria con ello.

Sin embargo, Jesús continuo diciendo: “Me es necesario hacer las obras del que me envió, entretanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.” Las obras de Dios no se manifestaron en el ciego hasta que Cristo hizo para lo cual fue enviado; cuando sanó la ceguera del hombre.

¿Qué podemos decir de Lázaro? ¿No dice la Biblia que estaba enfermo para la gloria de Dios? Al leer la historia en el capítulo 11 del evangelio de Juan, vemos que Jesús estaba con sus discípulos cuando le llegaron noticias que Lázaro estaba enfermo.

En lugar de correr al lado de su amigo, Jesús se tardó a propósito. Le dijo a sus discípulos: “Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella” (verso 4).

Cuando Jesús legó a Betania con sus discípulos, hacía 4 días que Lázaro estaba muerto. Marta corrió a Jesús y le dijo que si hubiese estado ahí, su hermano no hubiera muerto. Jesús le dijo que era la resurrección y la vida:

Juan 11:24-26
24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.
25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Poco después, Marta se quejó de la orden de mover la piedra de la tumba que dio Jesús; ella sabía que el cuerpo estaba descompuesto y apestando después de 4 días. Por lo que Jesús le dijo: “¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?” (verso 40).

Marta no había visto aún la gloria de Dios. No veía la gloria de Dios en su hermano porque aún no se había manifestado. La gloria de Dios se manifestó en la resurrección y sanidad de Lázaro. No solo fue resucitado, sino que también fue sanado de la enfermedad que le causo la muerte.

Dios es glorificado por la sanidad y la liberación, no por la enfermedad y el sufrimiento.

Cows Kicker

Hello church!

febrero 6, 2007 - 2 comentarios

Bienvenidos a esta masacre de vacas sagradas.

Si han viajado por la carretera alguna vez, posiblemente se han encontrado con que  hay un grupo de vacas en medio del camino que te impiden seguir adelante.

Las vacas sagradas son las tradiciones que por años han mantenido atada a la iglesia y no le ha permitido vivir en la plenitud a la que Dios la ha llamado.

En este blog iremos pateando todas estas vacas que interrumpen nuestra llegada al lugar que Dios ha preparado para nosotros.

Cows Kicker